Facebook realiza con éxito el segundo vuelo del dron Aquila

El dron Aquila aterrizó de forma satisfactoria, a diferencia de su primer vuelo. Estuvo en el aire por una hora y 46 minutos a más de 3 mil pies de altura. La prueba marca un hito en llevar Internet a zonas alejadas del mundo

Facebook dio un gran paso en su plan de conectar al mundo entero a Internet: el dron Aquila completó su segundo vuelo de prueba de forma exitosa. La aeronave no tripulada aterrizó sin problemas, a diferencia de su primer intento cuando tuvo un fallo estructural que afectó su llegada a tierra y que devino en una investigación.

El vuelo se produjo el pasado 22 de mayo, según informó la red social. El despegue se dio justo después del amanecer en Yuma, Arizona. Durante la prueba coló por una hora con 46 minutos a 3 mil pies de altura (casi un kilómetro) y al doble de velocidad en comparación a su primer intento realizado en julio del 2016.

Gracias a una serie de ‘refinamientos’, el equipo que trabaja en el dron logró que Aquila ascienda a 55 metros por minuto. El sitio “TechCrunch” explica que los ‘arreglos’ se hicieron en la plataforma de Aquila con datos obtenidos en su primera prueba.

La empresa de Menlo Park explicó en el pasado que debido a su diseño, Aquila no hace nada increíblemente rápido: vuela a alrededor de 16 a 24 kilómetros por hora si lo hace contra el viento. Su único objetivo es dotar de Internet a las personas que se encuentren bajo su vuelo durante tiempos relativamente largos.

“Nadie ha construido nunca un avión no tripulado que va a volar durante meses a la vez, así que tenemos que sintonizar todos los detalles para hacer esto bien”, dijo el CEO de Facebook, Mark Zuckerberg.

Aquila volará obteniendo energía del Sol, solo necesita la misma que es equivalente a lo que consumen tres secadoras de cabello a la vez, según ingenieros de Facebook. “Cuando Aquila esté listo, será una flota de aviones con energía solar que lleve la conectividad a Internet en todo el mundo”.

¿Porqué se llevó a cabo el vuelo?

La intención del vuelo del dron fue recopilar datos, específicamente para ayudar al equipo encargado de ajustar los modelos que utilizan para predecir el uso de energía y perfeccionar el diseño de la batería y el sistema solar de Aquila, basados en el mundo real.

Por otra parte, Aquila probó nuevos alerones que han sido incorporados a su diseño que ayudan a aumentar su resistencia, aunque reduce la velocidad; las alas de la nave se estropearon en el aterrizaje forzoso de la primera prueba. También testeó la fuerza de la señal de radio a bordo de la nave.

La red social informó que en el nuevo proceso, que incluía bloquear las hélices horizontales y reducir así el daño, funcionó según lo diseñad -aunque solo una hélice se bloqueó de forma horizontal mientras el resto siguió en vertical, dijo el sitio “TechCrunch”.