¿Qué debes saber para que tu dron planee seguro?

A mediados de diciembre, el Gobierno aprobó una nueva normativa para ordenar el sector de los drones. El real decreto 1036/2017, de 15 de diciembre, por el que se regula la utilización civil de un dron, ha generado un nuevo marco legal que facilitará el desarrollo de esta industria gracias a la seguridad jurídica que otorga una legislación permanente.

Sin embargo, todavía quedan dudas para resolver. Es por ello, que para solventarlas, el ministro de Fomento, Iñigo de la Serna, ha anunciado que, durante el primer trimestre de 2018, el real decreto se complementará con la publicación del Plan Estratégico de Drones, herramienta que permitirá definir de forma transversal los ejes y las líneas de actuación para potenciar al máximo este segmento de la industria en nuestro país, poniendo a disposición de los ciudadanos todo su potencial tecnológico e innovación al servicio.

Todavía queda mucho por construir y camino por recorrer. No cabe duda que se tendrá que resolver el asunto de la certificación y que, una vez la industria abrace la normativa, se generará una especie de autorregulación y empezarán a surgir estándares y protocolos que permitan que el sector funcione correctamente.

La seguridad jurídica que otorga el nuevo marco legal a las compañías va a beneficiar y desarrollar las actividades de sectores como el agrícola, el de la gestión urbana, la construcción y la obra pública, así como el audiovisual.

Futuro Desarrollo

El letrado destaca que el nuevo marco legal es muy técnico, pero olvida resolver incógnitas relacionadas con la privacidad, la protección de datos, la responsabilidad civil, la ciberseguridad o las frecuencias. “Un tema como la ciberseguridad se debe promover en el Plan Estratégico de Drones. Es necesario que este texto impulse la creación de estándares de seguridad para los fabricantes, de tal manera que dificulten la interceptación de comunicaciones e impidan el posible hackeo de cualquier aeronave”, añade Raúl Rubido, socio de tecnologías de la información y las comunicaciones de Baker McKenzie.

También será esencial que el plan estratégico aporte cierta luz sobre cómo se hará efectiva la obligación de certificación e identificación de las aeronaves, puesto que muchos de los dispositivos que se encuentran en el mercado son fabricados fuera de nuestro país. La norma deja de lado los vuelos autónomos de droens, al asumir que, por el momento, no son lo suficientemente seguros.